Día de Muertos: Elementos que no deben faltar en la ofrenda

Día de Muertos: Elementos que no deben faltar en la ofrenda

Un altar de muertos es un ritual lleno de color, con elementos sagrados y profanos, prehispánicos y europeos
Redacción | UN1ÓN | 18/10/2019 03:45

Se acerca el 1 y 2 de noviembre y con esas fechas llega el Día de Muertos.

El Día de Muertos es una tradición mexicana que tiene el reconocimiento de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) como Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad.

Los altares u ofrendas de muertos son un componente importantísimo de esta tradición. 

El altar de muertos es un ritual donde los vivos comparten con sus difuntos nuevamente. El Día de Muertos se basa en la creencia de que las almas de los fallecidos regresan y nos reencontramos a través de la ofrenda.

Es por esa razón que . La ofrenda como la conocemos es producto de un sincretismo de culturas. Por ejemplo, el pan, las velas, los santos, son elementos europeos; mientras que el copal, el cempasúchil, las calaveras, son elementos indígenas.

No existen reglas establecidas para poner un altar de muertos; sin embargo hay elementos que no deben faltar en la ofrenda.

Conoce cuáles son las cosas que debe llevar un altar de muertos y su significado:

  • Agua. Significa la pureza del alma. Sirve para que las ánimas sacien su sed después del largo viaje que realizan para visitarnos.
  • Sal. Es un elemento purificador para que el cuerpo no se corrompa en el viaje de los difuntos.
  • Veladoras o velas. Los antiguos mexicanos utilizaban rajas de ocote. Actualmente se usan velas, veladoras o cirios. Significan la luz, la fe, la esperanza que guían a las ánimas a sus antiguos lugares. En algunas comunidades indígenas cada vela representa un difunto, es decir, el número de veladoras que tendrá el altar dependerá de las almas que quiera recibir la familia. Otro aspecto es que si se colocan en candeleros morados, es una señal de duelo; y si las velas se colocan en forma de cruz esto representa los cuatro puntos cardinales, de manera que el ánima pueda orientarse hasta encontrar su camino y su casa.
  • Copal. Significa la oración o alabanza. Se usa para ahuyentar los malos espíritus y así el alma pueda entrar a su casa sin ningún peligro. 
  • Flores. Significan la festividad. Sus colores y aromas celebran la estancia de nuestros difuntos y los ayudan a irse con alegría. 
  • Cempasúchil. Es la flor de los muertos. Es un elemento indispensable pues sirve para guiar a los difuntos con su color y aroma, es por esa razón que se acostumbra poner un camino de pétalos. Flor de cempasúchil significa en náhuatl "veinte flor"; efeméride de la muerte.
  • Pan. Para la iglesia lo presenta como el "Cuerpo de Cristo". Es uno de los elementos más preciados en el altar.
  • Fotos de los difuntos que esperamos su visita.
  • Imagen de las Ánimas del Purgatorio, para obtener la libertad del alma del difunto, por si acaso se encontrara en ese lugar, para ayudarlo a salir, también puede servir una cruz pequeña hecha con ceniza.
  • Alimentos como las manzanas representa la sangre, mientras que la calabaza en dulce de tacha significa la amabilidad.
  • Platillos tradicionales y bebidas alcohólicas. La buena comida y las bebidas tienen por objeto deleitar al ánima que nos visita con las cosas que más le gustaba disfrutar en vida. El licor es para que recuerde los grandes acontecimientos agradables durante su vida y se decida a visitarnos.
  • Calaveras de azúcar. Aluden a la muerte siempre presente. Las calaveras chicas son dedicadas a la Santísima Trinidad y la grande al Padre Eterno.
  • Papel picado significa el viento y la alegría por festejar Día de Muertos.

Algunos otros elementos no esenciales de la ofrenda son:

 

  • Imágenes de santos, para que nos ayuden medio de interelación entre muertos y vivos, ya que en el altar son sinónimo de las buenas relaciones sociales.
  • Perro o izcuintle. No debe faltar en los altares para niños, para que las ánimas de los pequeños se sientan contentas al llegar al banquete. Los perros ayudan a las almas a cruzar el caudaloso río Chiconauhuapan, que es el último paso para llegar al Mictlán.
  • Petate o mantel. Entre los múltiples usos del petate se encuentra el de cama, mesa o mortaja. En este particular día funciona para que las ánimas descansen así como de mantel para colocar los alimentos de la ofrenda.
  • Jabón, agua y toalla por si el ánima quiere lavarse las manos después del largo viaje.
  • Cruz grande de ceniza para que al llegar el ánima hasta el altar pueda expiar sus culpas pendientes.
  • Dulces de alfeñique en figuras de animalitos, canastitas con flores, zapatos, ánimas y ataúdes.

Con información de CDI.gob.mx

MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL DÍA DE MUERTOS: