Explosión San Juanico: Te contamos la historia

Explosión San Juanico: Te contamos la historia

UN1ÓN Edomex te relata los primeros minutos de esta tragedia sucedida en el municipio de Tlalnepantla en 1984
Antonio Miranda | 14/11/2017 06:45

Casi un año antes del terremoto del 85 sucedió una terrible tragedia en el Valle de México que cobró vida de cientos de personas, miles de lesionados y 200 mil damnificados, su nombre “La Explosión  de San Juanico”.

Existen cientos de jóvenes que no conocen esta tragedia mientras que otros saben la historia a la perfección de este lamentable hecho registrado la madrugada del 19 de noviembre de 1984 en la comunidad de San Juan Ixhuatepec, municipio de Tlalnepantla.

Las pérdidas materiales fueron: 30 casas destruidas, 105 casas registraron daños estructurales lo cual las hacía inhabitables, 470 se afectaron en menor medida, además todos las ventanas y puertas de las viviendas del poblado quedaron destrozados.

Ante esto, UN1ÓN Edomex te relata los primeros minutos de esta tragedia, los cuales no fueron contados o quedaron olvidados en la historia de México.

05:35 horas: Una serie de explosiones arrasaron el pueblo de San Juan Ixhuatepec,  provocando la muerte de 410 personas, lesionando a cuatro mil 500 y dejando a 200 mil damnificados, según cifras oficiales.

Las detonaciones sobrevinieron de una fuga de gas de la planta de gas licuado de Petróleos Mexicanos.

Las colonias más afectados fueron El Arenal, La Presa, El Copal, Lázaro Cárdenas, primera, segunda y tercera secciones; Constitución de 1917, San José, La Laguna, Unidad habitacional CTM, El Risco-CTM, San Juanico, San José de Los Lavaderos, Urbana, Ticoman y Montañista entre otras.

05:45 horas: En la primera explosión las víctimas fueron el personal de la planta de gas licuado, así como todos los chóferes de los carros pipas y los ayudantes de éstos quienes se encontraban en el patio de carga para ser abastecidos.

Entre las seis y siete de la mañana se produjeron cerca de ocho estallidos. Pemex anunció el cierre de los gaseoductos y poliductos que enlazan a esta planta y que son: México-Costa Rica, México-Tula y México-Minatitlán. También se cerraron las válvulas de tuberías que comunicaban con la refinería de Azcapotzalco y diversas zonas industriales del estado de México, además la paraestatal previno sobre posibles explosiones en los tanques esféricos con capacidad de 12 millones de litros de gas cada uno, en el lugar se hallaban cinco esferas y sólo dos quedaron en pie.

08:30 horas: La segunda explosión fue la más dramática al volar uno de los enormes tanques cilíndricos de 15 metros de largo, los residuos destrozaron varias casas en las que fallecieron sus habitantes por el fuego o aplastados por el pesado tanque.

Según las crónicas periodísticas, el lugar era un manicomio todos corrían, todos querían salir, pedir ayuda o recibir, y los gritos de las personas se confundían con el ulular de las sirenas de ambulancias y bomberos. El enorme cilindro cayó en una casa que está en la calle Lerdo de Tejada y 20 de Noviembre atrapando ahí a 21 personas, entre adultos y menores de edad.

08:40 horas: Los lesionados ya saturaban los hospitales más cercanos a la tragedia, a esta hora se cerró la circulación de avenida Insurgentes a la altura de la estación del metro Indios Verdes, patrulleros de la Policía Federal de Caminos cruzaron dos vehículos policíacos para evitar el paso de los curiosos.

08:45 horas: Al quedar saturados las clínicas y hospitales de urgencias se habilitaron las instalaciones del Rancho Grande a la Villa para atender ahí a los cientos de lesionados, que después fueron trasladados a otros nosocomios. Este lugar sirvió también como pista para los helicópteros de la Secretaría General de Protección y Vialidad, cuyo personal se encargaba de trasladar al Centro Médico Nacional, Cruz Roja o al 20 de Noviembre a los heridos más graves.

Ante la urgencia de más hospitales se crearon puestos de socorro en la plaza La Villa de Guadalupe, donde se concentró gran número de personal médico, paramédicos y enfermeras, incluso especialistas particulares que quisieron brindar ayuda.

Bomberos de la estación central y de los municipios cercanos solicitaron grúas pesadas para desalojar del área de las gaseras los camiones pipas que estaban cargados de combustible y podía quedar atrapados por el fuego y alimentarlo, muchos quedaron destruidos junto con vehículos particulares que estaban dentro de la zona.

08:55 horas: Funcionarios llegaron al lugar poco antes de las nueve de la mañana entre ellos el gobernador mexiquense Alfredo del Mazo González y el general Ramón Mota Sánchez quienes sobrevolaron la zona para desde el aire dirigir la labor de los bomberos y la evacuación de un millón 200 mil habitantes, de 25 colonias cercanas al pueblo de San Juan Ixhuatepec.

El presidente Miguel de la Madrid también sobrevoló el lugar y después hizo un recorrido a pie para ordenar que se diera todo el apoyo necesario.

09:10 horas: Decenas de camiones de pasajeros de la Ruta 100 y de la Troncal del estado de México llegaron al lugar para desalojar a la población y trasladarla a lugares seguros en el Distrito Federal como la Villa de Guadalupe, uno de los 40 albergues que se hicieron, que más tarde se mandó acordonar por la fuerza pública ante la insistencia de miles de curiosos, incluso intervino el ejército mexicano. La Policía Federal de Caminos cerró la autopista México-Pachuca en ambos sentidos.

09:30 horas: Integrantes de los cuerpos de emergencia señalaban que hablar de un número determinado de muertos o lesionados era ilógico, pues ni siquiera se tenía controlado aún el siniestro y estaban aún latentes otras explosiones, por lo que el número de lesionados aumentaba minuto a minuto.

El gobierno estatal informó que la zona de la conflagración era habitada por unas 200 mil personas, la mayoría asentadas en predios irregulares ya que esta sitio era considerada inminentemente industrial.

09:45 horas: Socorristas del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas informó que en las primeras casas revisadas habían 54 cadáveres entre adultos y menores de edad, esa misma hora el Centro de Salud para Enfermos Mentales fue evacuado.

10:00 horas: Los damnificados se contaron en más de 200 mil, los cuales fueron llevados a distintos sitios como escuelas, clubes deportivos, iglesias, centros culturales, edificios públicos incluso sobre el mismo camellón lateral de la avenida Insurgentes, donde se instalaron tiendas de campaña. La primera dama de aquel entonces, Paloma Cordero de De la Madrid visitó el lugar a unas horas de haber ocurrido la tragedia para poner en marcha el programa de auxilio a damnificados.

10:15 horas: Las muestras de solidaridad de la población se hicieron presentes de inmediato con la llegada de cajas de suero, medicinas, alimentos, ropa y cobijas, a los centros donde estaban los damnificados.

10:45 horas: El superintendente Ramón Mota Sánchez informó que el siniestro estaba controlado.

Las autoridades cerraron todos los accesos a la zona por orden presidencial y fue declarada zona de desastre, por lo que se aplicó el plan de emergencia DN-III del Ejército.

12:00 horas: Los hospitales estaban en su máxima capacidad y en algunos se terminaron los medicamentos, pero no tardaron en reabastecerlos para atender a las víctimas.

El Ejército se había hecho cargo de la vigilancia, porque los habitantes de colonias vecinas se desplazaron al lugar, al enterarse del accidente, para cometer actos de rapiña.

12:10 horas El Sector Salud instaló un banco de sangre portátil, frente al edificio de la Secretaría General de Protección y Vialidad para abastecer a los hospitales que lo requirieran. Los donantes se contaron por millares. Au:n cuando el siniestro había sido controlado, al cerrarse los ductos de alimentación de los cinco grandes cilindros de almacenaje, las llamas seguían incandescentes.

13:30 horas: Bomberos de reserva llegaron a auxiliar a sus compañeros, muchos resultaron intoxicados después de ser atendidos y estabilizados volvían a su trabajo en el lugar de la conflagración, a esta hora la mayoría de los habitantes había sido evacuado y en el lugar permanecía sólo el personal de urgencias. Nunca dejó de existir el peligro de otro estallido.

20:00 horas: Seguía la localización de cuerpos humanos en los domicilios de la zona, los cuales eran guardados en bolsas de plástico y depositadas en ataúdes para su inhumación. En tanto en los diferentes hospitales donde aún había lesionados se daba a conocer la cifra de 31 muertos.

21:00 horas: Los bomberos continuaban con la remoción de escombros a fin de localizar a todas las víctimas, según su reporte de las 16 a las 21 horas se habían encontrado otros 20 cuerpos calcinados y se había hecho una gran fosa para enterrar también los cuerpos de cientos de animales domésticos como perros, gallos, gatos, caballos, burros, cabritos y borregos, entre otros para evitar epidemias.

Según el reporte, el 20 de noviembre se terminó el trabajo de remoción de escombros,  iniciando la cuantificación de daños tanto de la planta de Pemex, como de las gaseras, casas y vehículos que quedaron destruidos o dañados.

A 24 horas del siniestro en San Juan Ixhuatepec el fuego seguía en la parte superior de los tanques de almacenamiento, en tanto brigadas de auxilio revisaban casa por casa a fin de calcular los daños, los cuales eran de varios miles de millones.

VERLos videos inéditos del sismo en el Estado de México

Con información de El Universal Edomex